Ley de Seguridad diseñada para evitar inconformidades electorales

Puebla, Pue. La Ley de Seguridad Interior, que se discute en el Senado, está diseñada previendo que si la próxima elección presidencial no favorece al Partido Revolucionario Institucional y hay inconformidades, “puedan entrar el Ejército y la Marina a calmarlos en aras de la seguridad interior”, consideró Germán Molina Carrillo, director general del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla.

Aseveró que “la única manera en que el PRI perdería el poder es que la votación fuera muy alta en su contra y ganara la gente de (Ricardo) Anaya o (Andrés Manuel) López Obrador con una votación abrumadora. Pero si la votación es con poco margen y hay protestas, como lo que pasó en 2006 con Calderón, no se pudo hacer nada porque la diferencia fue muy pequeña y aquí puede pasar lo mismo”.

Sin embargo, llama la atención que el llamado Frente por México, integrado por el PRD y el PAN, apoyen esta ley y votaran a favor de ella en la Cámara de Diputados, lo que seguramente se repetirá en el Senado.

“Yo creo que si queda entre ellos, se van a apoyar unos a otros, pero la idea es no dejar pasar a Morena”.

Molina Carrillo apuntó que dicha ley tiene más de 12 violaciones graves a la Constitución Mexicana, lo que ha sido planteado incluso por el Instituto de Ciencias Jurídicas de la UNAM.

“Es una ley autoritaria que vulneraría el derecho a la información y la libertad de expresión; porque en aras del interés por la seguridad nacional, el Ejército y la Marina tendrían facultades de intervenir cualquier tipo de comunicación y de detener a cualquier persona”.

A su vez, manifestó que “rompe con el Estado de Derecho, con las garantías, con los derechos humanos y se les da una potestad al Ejército y la Marina, junto con el presidente de la República, para marcar un estado de suspensión de garantías, desaparecer de facto poderes, vulnerar la esfera de los derechos de las personas, de los grupos de las organizaciones; va en contra de la protesta organizada.

En el caso Ayotzinapa a mí me queda muy claro que el Ejército tuvo una responsabilidad completa y hoy lo que es un reclamo nacional e internacional, el Ejército lo va a poder hacer con la ley en la mano”.

El especialista consideró que primero debió haberse hecho una reforma a la Constitución y después aprobarse la ley, “porque así como se va a aprobar, la Suprema Corte de Justicia tendría elementos para echarla abajo, siempre y cuando los partidos puedan ser quienes interpongan una acción en contra de la aplicación de la ley o mediante amparos colectivos. Todavía faltaría ver de qué forma sale aprobado el texto final”.

DineroVer más
NacionalVer más