Abogan gobernadores por Ley de Seguridad

Un grupo de siete gobernadores y el titular del gobierno capitalino respaldaron la minuta de la Ley de Seguridad Interior, durante una reunión con senadores y presidentes de las comisiones de Gobernación, Marina, Defensa Nacional y Estudios Legislativos, encargadas de elaborar el dictamen. El jefe de Gobierno de la Ciudad de México y el gobierno de Jalisco dieron el visto bueno, pero solicitaron cambios.

El encuentro celebrado en la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta para debatir el proyecto surgió en la víspera, durante la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos, donde el presidente Enrique Peña Nieto llamó a los legisladores a ampliar el debate sobre esta normativa.

En la sesión estuvieron presentes los mandatarios priistas de Guerrero, Héctor Astudillo; Colima, José Ignacio Peralta; Jalisco, Aristóteles Sandoval; Tlaxcala, Marco Mena; San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras y los panistas Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro, y José Rosas Aispuro de Durango. Asimismo, estuvo el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Para el gobierno de Jalisco, en voz de Aristóteles Sandoval, es procedente aprobar el dictamen en el Senado, a fin de revertir institucionalmente la debilidad que tienen todavía los tres niveles de gobierno en tareas de seguridad.

Al tomar la palabra, el gobernador de Tlaxcala dijo: “no es correcto decir que esta ley va a provocar que las fuerzas armadas estén cotidianamente en las calles; de hecho, es al revés, la Ley de Seguridad Interior establece los procedimientos, los procesos, las etapas, los protocolos para que esto pueda ocurrir”.

Francisco Domínguez expresó: “necesitamos dotar de certeza jurídica a nuestras fuerzas armadas. Estas fuerzas armadas que han sido leales con el país, que han sido leales con las entidades federativas y leales con el estado de Querétaro, cuando se ha necesitado: les pedimos encarecidamente que lo hagan”. El gobernador habló a nombre de los ejecutivos de Baja California, Tamaulipas y Aguascalientes.

Sobre estas opiniones, el coordinador del PT en el Senado, Manuel Bartlett, contrastó que dicha norma sí implica una militarización del país: “Hay que leer la ley, está por encima de ustedes, gobernadores. El Ejército está en esa ley por encima de los gobernadores”.

Bartlett, también exgobernador de Puebla, consideró que con este marco legal “están claudicando de sus responsabilidades que aquí han venido a señalar, y eso de borracho y cantinero, yo fui gobernador también. Yo también fui gobernador y lo sé”.

En respuesta, José Rosas Aispuro, gobernador de Durango, declaró que  “de ninguna manera nosotros venimos a renunciar a la responsabilidad constitucional y legal que tenemos en materia de seguridad pública, pero habrá que reconocer que hoy el país vive problemas muy complejos que se han originado desde años atrás”.

BUSCAN MODIFICACIONES

Al tomar la palabra, el titular del gobierno de Jalisco, Aristóteles Sandoval, expresó que en los últimos cinco años ha hecho frente a la principal problemática de nuestro tiempo: el crimen organizado. Ante ello señaló que en estos momentos “es imprescindible” una estrategia conjunta de todos los órdenes de gobierno, en la que la presencia del Ejército mexicano y la Marina Armada de México esté claramente delimitada para atender exclusivamente las amenazas a la seguridad interior.

Sin embargo, destacó que hay inquietudes, como el artículo 9 del dictamen de esta ley, respecto del cual advierte que dicha disposición es contraria al principio de máxima publicidad, lo que restringirá el derecho que tiene la ciudadanía de saber sobre los asuntos públicos. “Estimo conveniente, a la luz de este proyecto, que sea aprobado y cuente con la legitimidad suficiente frente a la ciudadanía y de quienes observan más allá de nuestras fronteras”, solicitó.

En tanto, Mancera advirtió que el proyecto de la Ley de Seguridad Interior contiene varios artículos que exceden el entendimiento de la coordinación y cae en un precepto de subordinación del Estado mismo.

Sin embargo, expresó que es necesario dar un marco de legalidad a la actuación de los militares, ya que si se retiran de sus tareas “se colocaría en un jaque y en un grave riesgo a la seguridad nacional”.

En paralelo, el Grupo Parlamentario del PRD en el Senado llevó a cabo una conferencia de prensa y acusó de simulación las discusiones que se llevaron a cabo con diversos sectores sobre la minuta de Ley de Seguridad Interior aprobada por la Cámara de Diputados.

El coordinador del sol azteca en la Cámara Alta, Luis Sánchez, declaró que “en ese mismo momento en el que se daba esa convocatoria, esa petición al Senado de la República, aquí (...) se repartía el anteproyecto de dictamen para aprobar en los mismos términos la minuta de la Cámara de Diputados (...) sin cambiarle una sola coma”.

 

Con informaciòn de El Economista

DineroVer más
NacionalVer más